Ha pasado mucho tiempo desde que, en 1958, Televisión Española emitiese su primer anuncio publicitario. De hecho, durante los 60 años posteriores y, sobre todo, con la irrupción de las cadenas privadas y de la TDT, probablemente, ante nuestros ojos, han pasado millones de spots. Pero, ¿cuáles han sido los mejores? Probablemente, la respuesta a esta pregunta depende de cada uno ya que, para gustos, los colores. Sin embargo, aquí vamos a exponerte los que, a nuestro juicio, son los más interesantes.

“Hola, soy Edu, feliz Navidad”

Era diciembre de 1997 y Telefónica, hoy en día conocida como Movistar, nos presentaba sus ofertas de llamadas ilimitadas mediante un niño de corta edad sentado en su sofá y con la guía telefónica en la mano que se dedicaba a marcar, por orden alfabético, todos los números que en ella aparecían para felicitar las fiestas a sus conciudadanos. Tal fue el éxito de la campaña que, aún hoy, incluso personas que no habían nacido en ese momento siguen repitiendo la popular frase.

Las muñecas de Famosa

Es cierto que los anuncios de juguetes son cada vez menos frecuentes en la televisión. Por ello, tenemos que remontarnos varios años y décadas atrás para encontrar algún buen ejemplo. Sin duda, este nos lo brinda Famosa con su clásico villancico que, durante 42 años, la compañía utilizó para promocionar sus muñecas. Probablemente, no hay nadie con más de 15 años que no se lo sepa.

Pezqueñines no, gracias

La calidad de los anuncios se mide por lo que cuentan, el modo en el que lo hacen y su eficacia sobre la audiencia. Y, sin duda, algunos institucionales lograron altas cotas de ella. De hecho, es imposible no recordar, para todos aquellos que presenciamos la década de los 90, el anuncio de “Pezqueñines, ¡No gracias! Hay que dejarlos crecer” con el que el Ministerio de Agricultura y Pesca de la época trataba de concienciarnos de que no debíamos comprar peces con una talla inferior a la especificada.

Busco a Jack’s

En un momento en el que la publicidad en televisión era bastante más inocente que ahora, el anuncio de “Busco a Jacq’s” se convirtió en mito rápidamente. Sin embargo, aquella mujer que, subida en su moto y con un vestido de generoso escote nos preguntaba por Jacq’s, realmente a lo que se refería era a una colonia, no a un hombre. Otro de esos spots que perduran en nuestra memoria y que repiten incluso aquellos que no lo vieron ya que la frase ha perdurado en nuestro idioma coloquial.

Cola-Cao

“Yo soy aquel negrito, del África tropical, que cultivando cantaba la canción del Cola-Cao”. Evidentemente, hace ya mucho tiempo que la compañía retiró de sus campañas de publicidad esa canción porque, en cierto modo, tenía ciertos tintes racistas, si bien es cierto que hay que entenderla en el contexto y en la época en la que se creó. De lo que no cabe duda es de que, quien más y quien menos, la conoce al dedillo. De hecho, su impacto fue tal que elevó a la marca a cotas de éxito que nunca antes había experimentado.

picture

El Ziritione de Volkswagen

Hace ya también bastantes años que Volkswagen lanzó una campaña específica para su nuevo modelo Polo en la que afirmaba que este venía de serie con Ziritione. A priori, parecía una de esas palabras que harían referencia a cualquier especificación técnica de la mecánica. Pero no. El caso es que, en el spot, la cuestión no se aclaraba, por lo que, en un momento en el que Internet no estaba tan implantado como hoy en día, todo el mundo trataba de averiguar qué era. ¿La respuesta? No la hay. Y es que fue un término inventado por la propia marca para generar interés y que, supuestamente, guardaba relación con las sensaciones que se experimentaban al conducir este coche.

No hay duda de que nos dejamos en el tintero muchos anuncios realmente buenos pero, por desgracia, no podemos citarlos todos en este artículo, aunque no nos faltan ganas. De hecho, seguro que por tu cabeza rondan algunos que no hemos nombrado. Lo sentimos, pero este espacio es limitado. En cualquier caso, esperamos haber conseguido que pases un buen y nostálgico rato leyéndonos.